–Dime un número.

–Seis.

–¿Seis?

–Si, seis. Quizás siete… Bueno, no. Realmente seis.

–¿En serio?

–Sí. Te toca.

–De acuerdo. Uno.

–¿Uno?

–Si. Uno. ¿Por qué me miras con esa cara?

–Es que no me salen las cuentas…

–Para mí es algo muy serio.

–¿Ah si? Repítelo.

–Uno.

–¡No te rías!

–Más cerca…

–Uno…

–Bésame.

–Solo…

–Calla…

–Uno.

Silencio.

Autora: Patricia Bernardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s